Violet Evergarden Volumen 2 Capítulo 9

EL NOVIO Y LA AUTO-MEMORIES DOLL


La luna de la mañana ascendía azul celeste. Su débil forma no era suficiente para abrumar a aquellos que vivían bajo la luz de la luna del cielo nocturno. Sin embargo, al igual que la luna llena, la luna de color más suave que se derretía en el cielo tenía un encanto que detendría el tiempo y haría que la gente la contemplara. Combinada con el paisaje de pradera digna de un poema y las pequeñas flores que se extendían debajo de ella hasta donde alcanzaba la vista, era como una ilustración de un libro de cuentos de hadas.

— Mamá.

En medio de un escenario tan celestial, sin tanto como para azotar a la luna, un joven corría diligentemente. En su prisa extrema, se había vestido solo con un par de pantalones y una camisa. Él no usaba nada más que eso.

El área se llamaba Eucalypt Basin y tenía un montón de tierra sin desarrollar, la distancia de una ciudad a otra y de una aldea a otra era de aproximadamente medio día. Los vehículos de servicio regular pasaban una vez al día, y si lo perdían, los residentes locales y los viajeros no tenían más remedio que confiar en sus pies u otros medios de transporte. Buscar una persona en ese mundo de arrozales parecía fácil teniendo en cuenta la pequeña cantidad de obstáculos, pero en realidad, no lo era.

— ¡Mamá!

La amplitud misma era el principal obstáculo para seguir a alguien. Búsquedas exhaustivas tomaban demasiado tiempo. Era difícil notar si el objetivo se movía del lugar en el que uno lo buscaba hacia otro.

— Maldición, ¿por qué las cosas salieron así?— El joven se secó con impaciencia el sudor que le bajaba por la frente con la manga de la camisa.

Rakuin no Monshou Volumen 1 Capítulo 3

UNA NUEVA MÁSCARA




1

Estos últimos días, Tarkas había estado más ocupado de lo normal, rebosante por todas partes. Y cuanto más ocupado se volvía ese hombre, más animado se ponía también. Tan ligero de pies como si le hubieran crecido alas, les mostraba el auge de su orgullo.

Si se tratara de construir un estadio exclusivamente para el uso del Grupo de Gladiadores de Tarkas, o de planear comprar una docena de nuevas especies de dragones, Tarkas tenía planes a gran escala para el futuro de sus espadachines. Como de costumbre, Orba no era de la misma opinión.

— Si puedes obtener un llamado frente a las familias imperiales, podría pensar en recompensarte, Orba. El oponente también estará excepcionalmente preparado. Que sea una buena pelea. Mira, si no puedes emocionarte, solo tienes que hacer lo que siempre haces.

Aunque le golpeó el hombro con una sonrisa de oreja a oreja, honestamente esto tenía un sabor extraño. Gowen, que lo escuchó todo, también sonrió irónicamente, pero inmediatamente lo convirtió en una mirada seria.

— No tengo dudas de que el Grupo de Gladiadores de Tarkas es una empresa importante en esta industria. Aun así, nunca supe que Tarkas tuviera conexiones con la familia imperial y otros altos mandos. Solo ha trabajado con nobles como Fedom, el Señor de Birac y el director del Gremio de Gladiadores. Aunque Tarkas aparentemente solo lo ha visto cara a cara durante las reuniones. Sin embargo, hasta ahora, nunca había recibido un solo empleo directo de Fedom. Pero creo que esto es un trabajo enorme. Constantemente le dije que es mejor solicitar la cooperación de otros lugares, pero Tarkas los ha rechazado a todos.

— Eres propenso a preocuparte, viejo—. Dijo Shique, encogiéndose de hombros—. ¿No está bien? Incluso si obtenemos su desaprobación, no serán nuestras cabezas las que rodarán. Solo significa que tendremos que encontrar otro lugar para luchar como gladiadores.

Violet Evergarden Volumen 2 Capítulo 8









Los campos de batalla eran como mariposas. Se balanceaban y se balanceaban, las vidas vagando infinitamente sin destino.

— Voy a acabar con su artillería de vanguardia.

Las batallas eran como negocios. Llenos de mentiras y verdades, negociación, engaños. Las cosas progresaban con beneficios y pérdidas.

— Te cubriré. Pero Violet, esta pelea no es solo tuya. No lo olvides.

Cuanto mayor era la proporción, menores eran las probabilidades de que los que habían comenzado dichas batallas estuvieran en ellas. Arrojaban a sus soldados a las llamas ardientes como piezas de ajedrez en un tablero.

— Lo sé. Sin embargo, conmigo es suficiente para lograrlo. Llegué a la conclusión de que involucrar a otros es innecesario.

Aunque los soldados eran agrupados, esto era, de hecho, una reunión de individuos distintos.

— La guerra no es algo personal tuyo. La victoria se alcanza mediante la cooperación de todos los soldados.

Con tantos de ellos, seguramente había quienes estaban destinados a estar muy cerca uno del otro en esa gran cantidad de personas.

— Entiendo. Como soldado, le concederé la victoria, Mayor. Y lo protegeré. Para eso existo.

Violet Evergarden Volumen 2 Capítulo 7

Me gustan las flores. Me gustan los poemas Pero de lo que más me gusta escribir es de las representaciones de batalla. Quiero ser fuerte. Tomé el nombre de Violet de un poema que amo, “Las Rosas son Rojas”. Los nombres de las personas siempre tienen algún tipo de significado.



Akatsuki Kana





¿Cuándo brotó esa sensación dentro de él? No tenía idea cual había sido el catalizador. Si alguna vez le preguntaran qué le gustaba de ella, no sería capaz de expresarlo adecuadamente con palabras.

“Mayor”. Antes de darse cuenta, estaba feliz cada vez que ella lo llamaba. Él creía que tenía que protegerla mientras ella lo seguía desde atrás. Su pecho latía con devoción inmutable.

¿Para quién y con qué propósito es esa devoción? Suponiendo que la suya sea por mi bien... sus labios automáticamente dirán palabras que me parezcan agradables. Como ella busca servilismo y órdenes, tener la aprobación del Señor al que se sometió es su motivación. Entonces... ¿qué hay de mi propia vida? ¿Qué hay de mi amor? ¿Por el bien de quién son?



-------------------



CAPÍTULO 7

EL MAYOR Y SU TODO


Ojos esmeraldas se abrieron. Pertenecían a un niño pequeño. Las órbitas bien abiertas de un niño que aún no había cumplido seis años y que acababa de despertar de su sueño reflejaban el mundo que lo rodeaba.

Mientras saltaba del carruaje en el que había estado durmiendo a lo largo del camino, un paisaje veraniego se extendía frente a él. Lo primero que llamó su atención fue la belleza de los árboles alineados en el camino hacia un bosque verde. Estaban acurrucados el uno al lado del otro, desde los viejos hasta los renuevos, se paraban dignos. Las sombras formadas por una luz suave y pura que caía en cascada a la tierra desde los huecos entre sus hojas casi parecía que bailaban. Dichas hojas se balanceaban en el viento, sonando como las risas de niñas pequeñas.

Rakuin no Monshou Volumen 1 Capítulo 2

DOS CHICOS



Después de eso, habiéndose deslizado en el territorio Mephiano de Birac, Orba robó repetidas ocasiones. No dudó ni tuvo dificultades con eso. Corriendo descalzo por el suelo día tras día, se dirigió a otra área justo antes de que la gente del lugar y los guardias memorizaran su rostro, haciendo lo mismo una y otra vez hasta que, una vez más, se dirigía a su siguiente ubicación.

Empezó a salir con chicos de la misma edad que tenían las mismas circunstancias. Juntos, solían vender cosas que habían recogido de los vertederos o cosas que habían robado a un lado de la carretera, a veces hurtaban monederos con un solo empuñadura del cuchillo, o amenazaban a los mercaderes de aspecto adinerado que salían de los bares, despojándolos de su dinero.

Mientras pasaba sus días así, una vez sucedió algo que causó que varias personas se lastimaran gravemente entre el grupo de chicos con el que Orba se estaba juntando. Aparentemente, habían sido desafiados por chicos de otro grupo. Los niños tenían una guerra infantil por territorio. Y como siempre, era acompañada por la fuerza.

Les quitaron todo. Todo, es decir, ya tenían una línea de vida mínima en la que apenas podían vivir otro día, pero si se les quitaba así, básicamente todos sus miembros estarían muertos.

— Moriremos, o lucharemos y moriremos. ¡Pero aquellos que quieran hacer más y ganar, síganme!

Orba les dio ánimo a los niños que estaban a punto de convertirse en unos cobardes. No quería que todo se lo arrebataran dos veces. Reuniendo a los miembros restantes de su pequeño grupo, Orba tomó represalias contra un grupo de oponentes que era mucho más numeroso.

Sin embargo, no los atacó directamente. Reunió de antemano información sobre el grupo rival. Entonces, cuando el momento era oportuno y tenían el menor número de oponentes en su posición, llevaban a cabo sus ataques.

Lo que Orba valoraba sobre todo era la información. Siempre debía que tener la información más reciente, entendiendo tanto al amigo como al enemigo, señalando los números del enemigo, su fuerza, movimientos y otras cosas por el estilo.

Esto es lo que separa a los adultos de los niños.